Cuando hablamos de détox nos viene a la cabeza batidos verdes, más frutas y más verduras, pero el détox lo podemos aplicar en una gama más amplia. Así que, piensa en que hábitos de tu vida vendría bien hacer un détox.

Los hábitos adquiridos nos condicionan generando un patrón de comportamiento que podemos arrastrarlo de por vida. Creamos una identidad a su alrededor que nos lleva a un comportamiento reflejo para defenderlo desde la base reptiliana, activando el modo instintivo para buscar saciar nuestros deseos, placeres y necesidades.

La auto regulación emocional junto con el neocórtex nos ayudará a replantear y evaluar los hábitos adquiridos actualizándonos en una nueva versión.

Experimenta hacer:

Détox cuerpo físico.

Keilla Dias Activebow

Elimina hábitos alimenticios que no son saludables para tu cuerpo. Introduce más alimentos frescos, y disminuye de manera gradual el consumo de azúcares, estimulantes, procesados y ultra-procesados, de esta manera ayudarás a mantener tu hígado descongestionado y listo para cumplir su función como el mayor órgano de détox del cuerpo.

Por otro lado, no olvides promover una rutina diaria de ejercicios físicos. Y si practicas yoga, incluye torsiones y ejercicios de respiración en tu práctica, eso te ayudará a limpiar toxinas.

 

Détox de pensamientos y emociones negativas.

Experimenta tomar consciencia del momento presente y deja de reaccionar a los acontecimientos pasados y a los que aún no se han manifestado. Vive la vida a través de lo que se va desplegando en cada momento. Cultiva pensamientos y emociones positivas.

Détox tecnológico.

Hoy en día estamos enganchados en lo virtual, en las redes sociales y en internet en general. La factura no viene sólo en el bolsillo, sino también en las relaciones humanas, en el aumento de la ansiedad, del estrés y todo lo demás que conlleva.

Establece algún día de la semana sin redes sociales y luego progresivamente ve aumentando la cantidad de días sin ellas. Eso te ayudará a liberarte y consecuentemente a establecer otra forma de relacionarte contigo mismo y con los demás, ya que tendrás más tiempo disponible. Y si tienes hijos en la edad de usar los móviles, también les estarás generando este hábito. Los niños aprenden desde la observación e imitación.

Momento reflexión:

Observa que algunos de tus hábitos, principios o valores, puede que sean heredados de tus antepasados, pero recuerda que puedes abrir caminos para construir una nueva realidad. Y que cada generación que sucede viene más preparada para evolucionar.

¿Cuáles son los hábitos que has adquirido y que te cuesta mucho soltarlo? ¿Porqué?

¿Lo adquiristeis en respuesta emocional? ¿Y cuál es la emoción?

¿Escuchas tu cuerpo?

¿Observas tu mente y lo que sientes?

¡Bueno, dejémoslo por aquí que esto se complica! Jijiji

Pero si puedes contestar estas preguntas, quizás te puede ser más fácil empezar un détox para desprender y soltar viejos hábitos adquiridos y así vivir más plenamente desde la consciencia y no desde el velo de la ilusión.

Namasté

Keilla Dias